TRADUCTOR DE IDIOMAS

lunes, 13 de junio de 2016

El ladrillo de la memoria olía a moho...

Había pasado demasiado tiempo. El ladrillo de la memoria olía a moho, el cual tapaba sus conductos mentales, al punto de dejarlo extenuado entre los pensamientos putrefactos. Todo acabó, se dijo, es el portazo de la vida al otro lado de la puerta. En muy pocas horas el polvo volvería a la tierra, algo a lo que reconoció como desolación, hundimiento y renovación (Sandricuentos 424).




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los Sandricuentos son microtextos que están numerados para su identificación. Comente, comparta su nombre y no ponga enlaces con otras URL ¡Gracias! ©

AQUÍ, SANDRICUENTOS POR MES Y AÑO EN CUADRO EMERGENTE: