TRADUCTOR DE IDIOMAS

lunes, 7 de agosto de 2017

Es ácida, decía su madre...

Es ácida, decía su madre. Es tibia, decía su padre. Es huérfana, decía la abuela. Es mensa, decía el hermano. No. Nada es así, decía ella. Me duelen las mejijllas, los codos y las rodillas, se decía la chiquilla. Una tarde se hizo caja y guardó lo mejor de ella; ¡soy un tesoro, que nadie ha descubierto! Luego se durmió (Sandricuentos 450).



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los Sandricuentos son microtextos que están numerados para su identificación. Comente, comparta su nombre y no ponga enlaces con otras URL ¡Gracias! ©

AQUÍ, SANDRICUENTOS POR MES Y AÑO EN CUADRO EMERGENTE: